Por qué y para qué dar gracias

November 23, 2014

“Gracias te damos, Dios, gracias te damos, pues cercano está tu nombre; los hombres cuentan tus maravillas”. (Salmos 75:1) 

Desde la antigüedad los hombres han buscado favores de Dios y han dado gracias por las maravillas que Jehová ha hecho por ellos.

 

Hoy se celebra en todos los Estados Unidos y sus territorios el día de Acción de Gracias. Y aunque se dice que los pelegrinos comenzaron esta tradición, lo más probable es que los europeos también tenían en aquella época, tal vez de manera informal, un día para dar gracias a Dios.

 

Esta tradición estadounidense se ha extendido a otros países del mundo y hoy nuestra congregación aquí en la República Dominicana celebra también este día.

 

Por eso te invito aquí y ahora a que reflexiones acerca de las cosas por las cuales debes dar gracias.

Nuestra querida Hilda Jackson escribió una oración de acción de gracias que lee como sigue:

INFINITAS GRACIAS

 

Gracias Dios por ser la Luz y mi Guía en el camino.

Gracias, pues sé que eres Tú, Presencia siempre conmigo.

Gracias Dios por ser la Vida dentro de mi circulando.

Y por ser Tú la Energía que siempre me está impulsando.

Gracias Dios por ser en mí, Orden, Fe y Sabiduría.

Por ser Gozo cada día; que Fortaleza a mí me da.

Gracias Dios por ser el Amor y el Perdón que me libera;

el poder que me protege y abundante protección.

Gracias Dios por aceptarme sin ponerme condición.

Y por siempre cobijarme bajo tu Gracia, Señor.

Gracias Dios por ser en todo; gracias Dios por escucharme.

Gracias Dios por contestarme, gracias padre, gracias Dios.

Muchas gracias, gracias Dios, INFINITAS GRACIAS, DIOS.
 

Ahora les voy a decir algunas de las razones por las cuales yo me siento agradecido.

Pero antes quiero volver a recordarles la sugerencia que les hice hace como dos domingos atrás respecto a cómo desarrollar una actitud de gratitud. ¿Recuerdan que les dije que era una gran idea hacer un listado de las cosas por las cuales debes dar gracias y estar agradecido?

 

Les dije que hicieran una lista de las bendiciones que han recibido este año, y que procuraran llevar la lista de bendiciones hasta la culminación de este año, y en la despedida que dieran gracias a Dios por el año que ha pasado y por el nuevo año que se avecina. ¿Recuerdan?

 

 Pues esta sugerencia sigue en pie. La ventaja que tiene este ejercicio es que te ayude a enfocar tu mente en las bendiciones que recibes y a medida que lo practicas tu mente se enfoca en lo bueno y todo aquello en lo que la mente se enfoca crece y se expande en nuestras vidas.

 

Quiero compartir contigo algunas de las bendiciones que he recibido este día de hoy. Esta mañana cuando me levanté le di gracias a Dios por regalarme un día más y le di gracias a Dios por el gozo y la alegría que sentí en mi corazón cuando le di las gracias.

 

Hoy doy gracias por ese gran poema que Hilda ha declamado en presencia de todos nosotros expresando su conciencia de gratitud a Dios.

 

Y doy gracias por la presencia de cada uno de ustedes aquí hoy para compartir la cena de acción de gracias.

Doy gracias por la oportunidad de servirles en todas las maneras posibles en que pueda servirles.

Pues veo en cada uno de ustedes una bendición de Dios que enriquece a esta comunidad espiritual, el Centro de Cristianismo Práctico.

 

Y como bendición que son, los visualizo recibiendo mayores bendiciones, esto es sanando condiciones limitantes en sus cuerpos y en sus vidas, logrando mayor prosperidad y éxito en el logro de sus metas y objetivos, y alcanzando una mayor profundidad en su relación con Dios.  Quieran o no aceptarlo Dios es el fundamento de una vida de orden superior. Y una actitud de gratitud es el pilar donde se erige una buena relación con Dios.

 

De la misma manera que yo los visualizo a cada uno de ustedes siendo una gran bendición no solo para esta comunidad espiritual sino para el mundo entero, y por esto oramos diariamente, también visualizo cómo cada uno de ustedes enriquece la vida de mi esposa y la mía. Con el paso de los años y a medida que se ha desenvuelto el plan de Dios para nuestras vidas hemos encontrado que la mayor riqueza está en el servicio a los demás. Y por eso estamos eternamente agradecidos a Dios y a todos ustedes.

 

No quiero terminar este corto mensaje sin antes volver a recordarles que tomen nota de las bendiciones que han recibido hasta el día de hoy y den gracias a Dios antes de acostarse a dormir.  Entonces, ¿por qué y para qué dar gracias? Damos gracias porque es un sentimiento profundo y positivo que nos conviene expresar; y ¿para qué?, para aumentar el bien de Dios en nuestras vidas, pues es la voluntad de Dios que tengamos un corazón agradecido.

 

Ahora digamos todos juntos: “Gracias te doy Dios, gracias te doy, guíame, bendíceme y dirígeme con tu Luz.” (2 veces)

Dios les bendice si sabiendo estas cosas las hacen.

 

¡Amén!

 

 

  

Please reload

Destacados

Caminando por sendas de rectitud

October 8, 2018

1/10
Please reload

Recientes

August 12, 2019

Please reload