Servicio de Acción de Gracias

November 23, 2017

“Dad gracias en todo.”(1 Tesalonicenses 5:18)

 

En la portada del programa del mes aparece la famosa cita de Pablo en su carta a los tesalonicenses “Dad gracias en todo” (Ts. 5:18)

 

Y hoy en un día que los Estados Unidos y todos sus territorios han dedicado para dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas. Canadá también dedica un día para dar gracias a Dios.

 

Siendo nuestra filosofía de origen estadounidense encuentro apropiado que nos unamos a ellos para celebrar y dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas.

 

La vida ha sido y seguirá siendo un enigma para muchos de nosotros. La vida da vueltas, algunas veces nos encontramos en la cima de la rueda y otras veces en el punto más bajo de la rueda.

 

Así lo ven la mayoría de las personas, y también nuestro estado de consciencia parece tener sus altibajos, algunas veces disfrutando de todo tipo de abundancia y otras veces pasando por períodos de escasez.

 

Pero Pablo nos exhorta a dar “gracias en todo.” ¿Por qué? Porque cuando damos “gracias en todo” nuestra mente se conecta con la mente de Cristo, sí el Cristo que mora en nosotros, y reconoce el Bien Omnipresente de Dios.

 

Y este nuevo hábito, por decirlo así, nos ayuda a conocer la Verdad que está detrás de todo nuestra experiencia de vida. Y aunque aparentemente no hayan motivos para dar gracias, el mero hecho de detenernos a dar gracias nos ayudará a tener una buena salud mental, una actitud positiva, disminuirá el riesgo de ataques cardiacos, y de toda depresión.

 

Cuando das gracias todo tu cuerpo responde con gratitud, alegría y gozo. Pero tienes que poner todo tu empeño para que te salga del corazón envuelto en un profundo sentimiento de amor a Dios.

 

Hoy es un día perfecto para renovar nuestros votos de gratitud a Dios. Luego de la cena cuando vuelvas a tu hogar, antes de acostarte toma unos minutos para darle gracias a Dios desde lo más profundo de tu corazón. Y no importa cómo te haya ido en el día detente y da gracias.

 

Si el día no fue bueno, después de dar gracias te sentirás mejor. Y si el día fue bueno después de dar gracias te sentirás mejor. No importa cómo te haya ido da gracias en todo. Esto es remedio infalible para una vida feliz, saludable y próspera.

 

Hoy yo quiero aprovechar para dar gracias a Dios por muchas cosas. Pero principalmente por tener una comunidad espiritual como ésta. Para mí y para Ruth también cada uno de ustedes es un faro de luz espiritual. Cada uno de ustedes enriquece nuestro ministerio de maneras que van más allá de la comprensión humana.

 

Muchos de ustedes hacen esto inconscientemente, porque no se han percatado totalmente de la bendición que ustedes son. Nuestro centro es único porque cada uno de ustedes son seres únicos e irrepetibles. Y juntos prosperamos en unidad de propósito.

 

Aquí aprendemos lecciones muy simples acerca de cómo vivir una vida de mayor calidad espiritual. Lecciones que nuestros hijos comprenden tal vez mejor que nosotros.

 

Todos los domingos escucho a los niños de la escuela dominical hacer afirmaciones con una convicción y entendimiento que me dejan sorprendido.

 

Una de las lecciones sencillas que aprendemos es que debemos escuchar a Dios y seguir Su guía y Su instrucción. ¿No es así?

 

Pero qué difícil se nos hace cuando estamos empecinados en un curso de acción determinado. Soltar nuestro plan para seguir el plan de Dios es para nosotros tan difícil como difícil es para el drogadicto dejar de consumir drogas.

 

Y lamentablemente la realidad virtual que se nos presenta tampoco nos ayuda a ver la Verdad y el Bien de Dios para cada uno de nosotros. Pensamos que si soltamos lo que estábamos haciendo para hacer lo que Dios nos dice es un riesgo muy alto y podemos fracasar.

 

Eso se parece al que ha estado trabajando por años en una empresa tratando de hacerse indispensable por miedo a que lo cancelen algún día.

 

Y esto trae consecuencias. En el mejor de los casos cuando surja una oportunidad de promoción en la empresa, seguramente a ese sujeto no lo considerarán ya que lo más probable es que no haya quien pueda hacer su trabajo ya que él ha laborado todos los años para hacerse indispensable o mejor inamovible

 

Los jefes dirán: “Bueno, a ese hay que dejarlo en su puesto porque nadie más sabe hacer su trabajo.”

 

Y en el peor de los casos, así como “a cada lechón le llega su nochebuena” el día menos esperado le entregan su carta de despido.

 

Pero Pablo dice: Dad gracias en todo. De manera que hoy aquí es tiempo de dar gracias, alabar y bendecir a Dios. Y no importa que situación estemos pasando, siempre pudo haber sido peor.

 

Ciertamente es hora de alabar a Dios e invocar Su nombre. Pacientemente espera en Dios y escúchalo y sé obediente porque la voluntad de Dios para cada uno de nosotros es agradable y perfecta.

 

Esta última frase: “la voluntad de Dios para cada uno de nosotros es agradable y perfecta” tal vez la hayamos escuchado muchas veces; pero sencillamente significa que es buena y que Dios no se equivoca porque Él sabe lo que realmente te conviene para que seas verdaderamente feliz, te sientas libre y tengas una vida abundante.

 

De manera que siendo esto así celebremos todos juntos con una actitud de gratitud dando gracias a Dios en todo.

 

Dios les bendice porque sabiendo estas cosas las hacen.

 

Amén.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Destacados

Caminando por sendas de rectitud

October 8, 2018

1/10
Please reload

Recientes

August 12, 2019

Please reload