La Actitud Milagrosa de la Gratitud

November 12, 2018

“Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza. ¡Alabadlo y bendecid su nombre!”(Salmo 100:4) 

 

Queridos amigos el Salmo 100 es una exhortación a la gratitud es un salmo de acción de gracias a Dios. Voy a leérselos…

 

1 Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2 Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.

3 Reconoced que Jehová es Dios; él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
   pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; ¡Alabadlo,          bendecid su nombre!,

5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las        generaciones.—Santa Biblia Reina-Valera1995 Edición de Estudio

 

Pero para que estas palabras se afirmen en nuestra consciencia tenemos que desarrollar una actitud de gratitud hacia Dios y todas Sus bendiciones. Tenemos que reconocer qué o quién es Dios verdaderamente y Su relación con nosotros mismos.

 

Porque Dios no es alguien a quien vamos a pedirle algo en momentos de dificultad o desesperación. Dios es mucho más que eso, es la vida misma que fluye en y a través de nuestra propia sangre, Dios es eso que nos impulsa a respirar, es la substancia que nos nutre, es la misma esencia de lo que somos, no está en ningún lugar porque está en todo lugar; y no es una bendición que pedimos es la bendición que es Dios en nosotros en su estado potencial; porque al fin y al cabo tú decides si quieres expresar o no la bendición que eres con una actitud de gratitud que en sí misma obra milagros.

 

Ahora bien, “La actitud es la posición mental que sostenemos en relación con algún asunto o situación. [Por ejemplo] la actitud de la mente hacia el medioambiente determina la naturaleza del medioambiente del hombre.” (LPR p. 3)

 

Y una actitud de gratitud obra milagros porque contiene el poder de atraer el bien. Cuando nos mantenemos mentalmente enfocados en pensamientos de agradecimiento, o sea dando gracias en todo momento abrimos la llave para que fluyan las bendiciones de Dios en nuestras vidas, y cada pensamiento forma un campo magnético de atracción atrayendo todo aquello que obedece a su propia naturaleza. Pues escrito está: “Porque cuales son sus pensamientos íntimos tal es él.” (Proverbios 23:7)

 

Ya es hora de que empecemos a alabar a Dios y a glorificarle y servirle con alegría y gozo en nuestro corazón.

 

Queridos amigos, esto que yo acabo de decirles tiene que dejar de ser meras palabras y convertirse en una actitud en cada uno de ustedes; y consecuentemente en un hábito de vida. Repito, tenemos que alabar a Dios y a glorificarle y servirle con alegría y gozo en nuestro corazón.

 

Esa actitud de gratitud marca el inicio de una transformación de nuestro carácter, una transformación que es requisito para progresar espiritualmente y comenzar una vida de alta calidad humana y espiritual.

 

Esta es la llave que abre la puerta interior a la paz tal como Jesús la ofrece y no como la da el mundo, y es también la llave a una vida de orden superior; ¡es tener una actitud de gratitud!

 

Por eso Jesús dio gracias a Dios en más de una ocasión.

 

En el Evangelio de Lucas encontramos un relato interesante que dice lo siguiente:

“Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea y entrando en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo:

 —¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

Cuando él los vio, les dijo:

—Id, mostraos a los sacerdotes.

Y aconteció que, mientras iban, quedaron limpios.

Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias. Este era samaritano. Jesús le preguntó:

—¿No son diez los que han quedado limpios? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviera y diera gloria a Dios sino este extranjero?

Y le dijo: —Levántate, vete; tu fe te ha salvado.” 

(Lucas 17:11-19)

 

Entonces, de 10 leprosos sanados, ¿solo uno dio gracias? Es interesante esa proporción porque aunque esto aconteció hace más de 2000 años en los tiempos de Jesús me parece que todavía este porcentaje sigue igual.

 

Me parece que todavía la proporción de los agradecidos a la población total sigue siendo un 10%.

 

Y no entiendo ¿por qué todavía un 90% de la población sigue sin reconocer ni agradecer las bendiciones de Dios cuando Su gracia y Su misericordia se extienden a todos por igual? 

 

Tomamos muchas cosas por sentado, que no debiéramos tomarlas. Por ejemplo, esperamos que nuestra pareja sea amable y amorosa pero no somos amables ni amorosos, esperamos que se nos dé un aumento de sueldo todos los años, pero no estamos dispuesta a dar más cada año nos conformamos cumpliendo con el mínimo. La crítica y la condenación están a flor de labios en todo momento y no reconocemos la gracia de Dios obrando en nuestras vidas. 

 

Mi sugerencia es que no tomes nada por sentado y da gracias a Dios por lo que tienes y por lo que te rodea. Porque como dice la canción: Nadie escuchó ni nadie vio el Bien de Dios para mí, abierta le mente yo soy receptivo milagros suceden en mí.” (Suceden Milagros, Canciones de Unity p.60)

 

Pero volviendo a lo que dije anteriormente acerca de Jesús, Él dio gracias en más de una ocasión y lo hizo para enseñarnos a nosotros a dar gracias también. En el relato de la resurrección de Lázaro, Jesús dio gracias antes de realizar el milagro, dijo: “—Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sé que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor.” (Juan 11:41-42)

 

Si analizamos este relato cuidadosamente vemos que Jesús no necesitaba darle gracias a Dios, pero lo hizo para enseñarnos a nosotros la importancia de dar gracias como un acto de reconocimiento a Dios como el dador de toda buena dádiva y como la Fuente de todo bien que llega a nuestras vidas.

 

También nuestros pensamientos y oraciones de alabanza y acción de gracias por el bienestar de otras personas pueden obrar milagros. Estoy seguro que nuestro Ministerio de Oración puede dar testimonio de esta gran verdad.

 

La Revda. Catherine Ponder en su libro titulado El Poder Prosperador de la Oración  nos relata lo que le escribió una ama de casa desde Illinois:

 

Anoche me quedé con una amiga cuyo esposo se lo habían llevado en ambulancia hacía unos días al hospital en estado de coma. Tres médicos declararon que sus síntomas indicaban la presencia de un tumor cerebral maligno y pronosticaron que probablemente él no viviría lo suficiente para completar los exámenes médicos.

 

Antes de acostarnos, como a la medianoche, mi amiga y yo estudiamos un folleto inspirador que describía el poder milagroso de la alabanza y la acción de gracias. Juntas alabamos y dimos gracias por la sanación inmediata de su esposo.

 

A las 3:30 de la madruga ella llamó a la unidad de cuidado intensivo del hospital para preguntar como seguía su esposo. La enfermera a cargo le informó que él había abierto sus ojos, y que le había contestado sus preguntas, y que había movido sus brazos y pies cuando se le pidió que lo hiciera.

 

Hoy por la mañana las enfermeras informaron que se le había quitado el oxígeno y que el paciente respiraba con normalidad y estaba programada su salida de la unidad de cuidado intensivo durante las horas de la tarde. Mientras tanto, el hijo que había creído en el diagnóstico de los tres doctores ya había completado todos los arreglos para el funeral. Ahora todos nosotros estamos dando gracias por el poder sanador liberado por la oración de alabanza y acción de gracias.   (The Prospering Power of Prayer, p.39)   

 

En mis oraciones a menudo le pido a Dios que proteja a mi hija de todo mal y peligro. Y siempre mis oraciones están envueltas con un sentimiento gratitud y de acción de gracias.

 

Cuando hago esta oración imagino un campo magnético de fuerza espiritual con un radio de aproximadamente siete metros a la redonda repeliendo todo mal o peligro que pueda acercarse a ella.

 

Bueno, les cuento que en una ocasión mi hija fue a visitar a una paciente en su hogar localizado en un sector de San Diego no muy bueno. Cuando se acercaba en su carro en el sector donde vivía esta persona escuchó un tiroteo y vio personas caminando de un lado a otro de la calle llenos de sangre. Cuando ella vio eso llamó a una compañera trabajadora social que estaba con el paciente para avisarle que no saliera de la casa.

 

Pues bien, ella paso literalmente por en medio de este incidente sin sentir ni un ápice de temor. Se sintió en paz sin miedo y perfectamente protegida. Ciertamente la protección de Dios estaba haciendo su labor; allá en donde humanamente no podemos llegar para proteger a nuestros seres queridos; ahí está Dios escuchando nuestras oraciones y obrando conforme a Su divina voluntad que siempre es agradable y perfecta.  

 

Las oraciones llenas de acción de gracias obran milagros. Y por esto y por mucho más tenemos que dar gracias en todo. En este mes de noviembre dedicado a la gratitud lo menos que podemos hacer es dar gracias a Dios  por todas las bendiciones que recibimos consciente o inconscientemente.

 

Esta es una gran oportunidad para cada uno de nosotros de comenzar a transformar nuestra vida a medida que expresamos nuestro agradecimiento a Dios con una actitud de gratitud.

 

Mi consejo y sugerencia para ti es que te ocupes de desarrollar una actitud de gratitud en toda experiencia que vives. No des nada por sentado porque todo lo que tienes de una forma u otra viene para bendecirte, solo tienes que buscar la bendición de Dios detrás de toda experiencia y condición.

 

Una buena afirmación que puedes hacer es: mis ojos son los ojos de Dios y veo toda Su creación buena en gran manera. Visualizo el bien de Dios desenvolviéndose en todas partes.

 

Mantén tu ojo bueno, siempre con una actitud de gratitud y verás el poder milagroso de la gratitud en acción bendiciendo tu vida.

 

Dios te bendice porque sabiendo estas cosas las haces.

 

Meditemos…

 

¡Amén!

Please reload

Destacados

Caminando por sendas de rectitud

October 8, 2018

1/10
Please reload

Recientes

August 12, 2019

Please reload