Beneficios de la Sabiduría

July 8, 2019

“Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia, no te olvides de ella ni te apartes de las razones de mi boca; no la abandones y ella te guardará, ámala y te protegerá.” (Proverbios 4:5,6)

 

Como bien ustedes saben, el tema de este mes es la sabiduría. Y hoy vamos a hablar de los beneficios de la sabiduría.

 

La mayoría de nosotros hemos sido educados académicamente, hemos aprendido acerca de muchas materias del saber humano, y este ha sido el campo de adiestramiento para nuestro intelecto.

 

Lo que se ha logrado con la educación es la “habilidad de utilizar el conocimiento” acerca de las cosas de este mundo. (LPR p. 204)

 

Y esto es importante y trae sus beneficios, porque mientras más conocemos más capacitados estamos para ayudar a otros y así contribuir al progreso de la sociedad, del país y del mundo.

 

Napoleón Hill dice que una de las maneras de producir riquezas es por medio del conocimiento especializado. Un médico especialista no solo está mejor preparado que un médico generalista para ayudar a otros en su especialidad. ¿No es así? Pero también tiene el derecho de cobrar más por sus servicios porque tiene un conocimiento que no muchos tienen.

 

Tuve un compañero de escuela que cuando se graduó de la escuela superior fue directamente a estudiar medicina y se especializó en oftalmología y dentro de la oftalmología en la instalación de los lentes intraoculares. Un gran conocimiento especializado que lo llevó a ser millonario a los 30 años.

 

Esta sabiduría humana tiene sus bemoles pues, si no estás despierto puede esclavizarte.

 

Sin embargo, no olvidemos que lo importante es nuestro desarrollo espiritual y que todo lo demás se va incorporando, y aumentando.

 

De manera que lo que nos compete es hablar del desarrollo de la sabiduría de Dios incorporada en cada uno de nosotros. Y de los beneficios que trae dicho desarrollo.

 

La Palabra Reveladora define sabiduría como: “Conocimiento intuitivo; intuición espiritual, la voz interna de Dios… acción mental basada en la Verdad crística interior. (LPR p. 203)


El apóstol Pablo nos dice: “nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1 Corintios 2:16)

 

Sin embargo, hemos usado nuestra mente carnal durante toda nuestra vida, pero por esta vía no se llega al conocimiento y desarrollo de nuestra sabiduría espiritual. Tenemos que desarrollar la mente de Cristo en cada uno de nosotros.

 

El primer gran paso es comenzar a escuchar la voz apacible y delicada. Dedica sistemáticamente momentos de oración y silencio diariamente para desarrollar tus oídos espirituales y escuchar la voz de Dios. Y para esto debemos estar plenamente conscientes en todo momento del proceso mental que se lleva a cabo por medio de nuestra intuición. Sepan que no necesariamente obedece a la lógica humana.

 

Nuestra intuición es la sabiduría del corazón. Escucha cuando tu corazón te hable, siempre son palabras de sabiduría; por medio de la intuición tenemos “acceso directo a todo conocimiento y a la sabiduría de Dios.” (LPR p. 121) 

 

Y segundo paso es tener la valentía y fe para seguir nuestra intuición. Porque los territorios que se nos presentan son nuevos y desconocidos; los cursos de acción que se nos muestran no los hemos tratado anteriormente, y la duda ante la posibilidad de fracaso nos llena de temor y en este punto muchos terminamos abandonando el consejo sabio de Dios. ¿A quién le ha pasado esto?

 

Tenemos que saber que en nosotros, “Cristo es poder y sabiduría de Dios.” (1 Corintios 1:24)

 

Entonces, ¿qué beneficios obtenemos de la sabiduría de Dios?

 

Primeramente te puedo decir que a medida que te abres y das paso a que la intuición se manifieste por medio de tus acciones intuitivas te vas apoderando de una seguridad y una confianza que no tenías antes y esto te dará estabilidad y bienestar. De manera que la sabiduría te dará confianza, estabilidad y bienestar.

 

Segundo, la sabiduría te brinda protección. “Adquiere sabiduría,…ella te guardará;…y te protegerá.” (Proverbios 3: 5, 6)

 

Escrito está: “Cuando la sabiduría penetre en tu corazón… te librará del mal camino, de los hombres que hablan perversamente… y disfrutan haciendo el mal. Serás librado de la mujer… extraña que halaga con sus palabras, que abandona al compañero de su juventud y se olvida del pacto de su Dios…”  (Proverbios 2:10,12,16,17)

 

Tercero, la sabiduría te mantendrá alegre y sano en mente y cuerpo. “El corazón alegre es una buena medicina, pero el espíritu triste seca los huesos.”  (Proverbios 17:22).” La sabiduría habla por medio de estas palabras: “Por mí se aumentarán tus días, años de vida se te añadirán.” (Proverbios 9:11)

 

Cuando usamos la sabiduría de la mente de Cristo somos prudentes en la selección de nuestros alimentos, seleccionándolos conforme a su valor nutritivo y no necesariamente en función al placer o deleite que se experimenta especialmente en esos alimentos muy gustosos que tienen muy poco valor nutricional.

 

Cuarto, la sabiduría crea una atmosfera de bienestar y felicidad en el hogar fortaleciendo así los lazos familiares. “Con sabiduría se edifica la casa (el hogar), con prudencia se afirma.” (Proverbios 24:3) “El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es la tristeza de su madre.” (Proverbios 10:1)

 

Toda palabra de sabiduría sale de la boca de Dios. “Mi boca hablará sabiduría y el pensamiento de mi corazón inteligencia.” (Salmo 49:3) El consejo sabio de una madre, de un padre, de un hermano o un amigo, nos alientan y nos motivan a mantenernos en los caminos rectos del Señor.

 

Lo mejor que les puedo decir es que mediante el desarrollo de la sabiduría divina  podemos vivir más felices, y más saludables en armonía y paz.  

 

La sabiduría nos ayuda a alcanzar un mayor conocimiento de la Verdad. El hombre sabio puede discernir y reconocer la verdad detrás de toda situación para convertirse en luz para aquellos que andan en la oscuridad.

 

Queridos amigos, todavía hay mucha ignorancia acerca de nuestra verdadera naturaleza y del valor que cada uno de nosotros tiene. Muy pocos reconocen el valor del ser humano. Hay mucha gente frustrada, que se sienten muy poca cosa, personas que no han aprendido a valorarse, y caen fácilmente en estados de frustración o depresión.

 

Estas personas de baja autoestima, piensan de sí mismas que no sirven y que no hacen nada bien. Tales personas deben aprender a valorarse y encontrar las riquezas escondidas en su interior. La sabiduría que proviene de Dios nos ayuda a encontrar esas riquezas.

 

Puede que conozcas a muchas personas que no saben valorarse, pero a medida que vayas adquiriendo mayor sabiduría comenzarás a ver el potencial que hay en cada una de ellas.

 

La sabiduría nos revela quienes somos realmente.

 

De hecho puedo asegurarles que cada uno de nosotros somos como una joya de gran valor, más preciado que el oro, tal es así, que cuando Dios nos creó y vio Su máxima creación la valoró tanto que decidió vivir dentro de Su propia creación.

 

La Verdad es que somos lo más valioso que Dios ha creado.

 

Te invito a que reflexiones sobre los beneficios te ofrece la sabiduría en la seguridad de que a medida que te hagas más sabio te acercarás más a Dios.

 

Tenemos delante de nosotros un camino que recorrer antes de llegar a la Iluminación y es el camino de la Sabiduría.

 

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia, no te olvides de ella ni te apartes.. ; no la abandones y ella te guardará, ámala y te protegerá.”

 

Comencemos a desarrollar la sabiduría divina dentro de nosotros y disfrutemos de los beneficios que ella nos ofrece.

 

Dios te bendice porque sabiendo estas cosas las haces.

 

Meditemos…

 

¡Amén!

Please reload

Destacados

Caminando por sendas de rectitud

October 8, 2018

1/10
Please reload

Recientes

August 12, 2019

Please reload